INTRODUCCIÓN

La operación del Laboratorio Nacional de Observación de la Tierra, cuya sede se encuentra en el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México, ha sido de capital importancia para la prevención de riesgos para la población de nuestro país. La diseminación de imágenes meteorológicas ha resultado más que oportuna, debido a que el satélite GOES-13 dejó de prestar servicio en Diciembre de 2017, siendo esta la fuente principal de insumos de imágenes satelitales de instituciones como el Servicio Meteorológico Nacional. El Laboratorio Nacional de Observación de la Tierra recibió este nombramiento por CONACYT, comenzando oficialmente sus actividades el 28 de marzo de 2017, contando con la participación inicial de la SEMAR, el INEGI y varias dependencias de la UNAM como los institutos de: Geografía, Geofísica, Ciencias del Mar y el Centro de Ciencias de la Atmósfera. En un principio de operó solamente con la estación de recepción de imágenes del satélite geoestacionario GOES-16, no obstante desde entonces, los equipos de recepción de imágenes, procesamiento y de almacenamiento, así como la cantidad de socios del consorcio y de usuarios, ha crecido considerablemente, añadiendo a instituciones tan importantes para la seguridad nacional como: el CENAPRED y el Servicio Meteorológico Nacional; quienes se encargan de emitir alertas de huracanes, incendios forestales, frentes fríos, tormentas severas y emisiones de ceniza volcánica. Otros usuarios que efectúan tareas de salvaguarda a la población, son los Sistemas de Protección Civil de los Estados de Jalisco, Sonora y CD de MX. Además se sumaron el IMTA, quien trabaja entre otros proyectos, en la evaluación de la sequía en las diferentes regiones del país, e Instituciones educativas como la UAEMex y la UASLP quienes desarrollan proyectos sobre cambios en la vegetación y en la evaluación de cosechas con propósitos de predicción de producción agrícola. También se sumaron otras dependencias de la UNAM, como el Instituto de Ecología y la Coordinación de Colecciones Universitarias Digitales (CCUD), hoy Dirección General de Repositorios Universitarios (DGRU), quienes se encargan de publicar eventos históricos, como la secuencia de imágenes de: emisiones de ceniza, incendios, huracanes; esto en conjunto con la información asociada a sus consecuencias en el medio ambiente y la sociedad. Otras instituciones con quien se está trabajando es la CONABIO, con quien se ha establecido una relación académica más estrecha, en el tema de los incendios, y finalmente, se mencionan a la SENEAM (Servicios a la Navegación Aérea en el Espacio Aéreo Mexicano) que utilizan nuestros productos para efectuar tareas de predicción de condiciones meteorológicas en ruta y en los aeropuertos de destino; la CONAFOR y la CFE, que reciben nuestras imágenes de GOES-16 y otros satélites de órbita polar, para evaluar cambios en la vegetación y predecir condiciones extremas como vientos fuertes, tormentas severas y caída de rayos.

OBJETIVOS

La operación del Laboratorio Nacional de Observación de la Tierra, tiene como objetivos primarios: recibir, almacenar, procesar y llevar a cabo la distribución interactiva de datos e imágenes satelitales que permitan efectuar diferentes estudios sobre la evaluación de los cambios de uso de suelo y la cubierta vegetal, así como realizar un monitoreo constante de los océanos y la atmósfera, y establecer sus interrelaciones e impactos en la sociedad.

METAS

Contar con un Laboratorio de Observación de la Tierra funcional, que adquiera, almacene, procese y permita el acceso a los productos que allí se generan; ya sea de manera directa por conexión SFTP a los miembros del consorcio y usuarios principales, o vía web al público en general, a través de un geoportal.


   


EVENTO DE INAUGURACIÓN


apoyo.png
apoyo.png